¿Quieres conseguir que tus clientes se lean tus newsletters?

enviar una newsletter

Cada usuario recibe de media 28 correos electrónicos al día y está suscrito a unas 8 newsletters. Son datos de un estudio realizado por la empresa de marketing directo digital ContactLab. Para que tu newsletter no pase desapercibida entre todo ese montón de mensajes o, peor aún, acabe en la papelera, tienes que conseguir que destaque de alguna manera… y ello requiere tiempo. Enviar una newsletter cualquiera rápidamente porque “mejor eso que nada” es perder la batalla de antemano. Los clientes son hoy más exigentes que antes y ya no pierden el tiempo con newsletters que no les aporten ningún valor añadido. Entonces, ¿cómo redactar emails que los clientes sí vayan a leer? ¡Tenemos la respuesta!

¿Por qué merece la pena enviar newsletters?

Empecemos por el principio: ¿por qué hay que enviar newsletters? ¿Es realmente necesario? Lo cierto es que para que una newsletter sea eficaz, hay que dedicarle bastante tiempo, lo cual nos lleva lógicamente a preguntarnos si merece la pena el esfuerzo. A continuación encontrarás las ventajas del marketing por email. Verás cómo enseguida quedará claro que, efectivamente, enviar newsletters vale la pena.

  • Fidelización del cliente
  • Información sobre novedades, promociones, etc.
  • Reactivación de clientes
  • No caer en el olvido
  • Incremento de las ventas
  • Adquisición de nuevos clientes
  • Mensurabilidad

Evidentemente, no puedes esperar enviar una newsletter una vez al mes y que automáticamente tus ventas se disparen de la noche a la mañana. La idea es más bien que esos emails te ayudarán a lograr tus objetivos y pasarán a formar parte de tu estrategia de marketing.

Lo más importante es el diseño de la newsletter

Asunto, saludo, texto, invitación a la acción inmediata… Un correo electrónico está compuesto por varios elementos. Es fundamental que estos estén perfectamente coordinados para que el resultado final sea una newsletter eficaz. Por ello, es importante que no descuides ninguno.

Asunto・Gráfico・Saludo・Texto・Llamada a la acción (CTA)・Texto

Asunto

El asunto es lo primero que tus clientes van a ver de tu email, por lo que es fundamental que los convenza de que merece la pena echar un vistazo dentro. Si no quieres que tu mensaje acabe entre el correo no deseado y vaya de ahí a la papelera, debes evitar las palabras y expresiones que te indicamos a continuación. Encontrar el asunto perfecto no es tarea sencilla. Ha de ser breve (35-45 caracteres), pero al mismo tiempo captar la atención sin sonar demasiado agresivo. También tiene que dejar claro cuál es el contenido de la newsletter. Una interpelación personalizada suele funcionar mejor que formulaciones generales. ¿A que no es tan fácil?

Palabras y expresiones que deben ser evitadas:

  • Por tiempo limitado
  • Descuento
  • Haga clic aquí
  • Abreviaturas, símbolos de monedas y otros caracteres especiales como €, #, *, XXL, $, @…
  • Signos de puntuación dobles
  • Escribir todo en mayúsculas
  • ¡Garantizado!
  • ¡Pare!
  • Adelgazar
  • Oferta especial
  • A mitad de precio
  • Combinaciones de números demasiado largas
  • etc.

Texto y saludo

Los textos tienen que ser concisos e ir al grano para que con solo un vistazo rápido por encima el cliente pueda captar al vuelo la información que se desea transmitir. A nadie le apetece leerse 1.000 palabras sobre las últimas novedades de tu empresa o tus últimas ofertas. El contenido debería estar lo más adaptado posible al destinatario e interpelarlo personalmente. Está claro que si tienes varios cientos o miles de clientes, no vas a poder enviarles un email personalizado a cada uno de ellos. No se trata de eso. Lo que sí tienes que hacer es abordar solo temas que sean interesantes para tu grupo objetivo y dar mucha importancia a la personalización.

Llamada a la acción o CTA

Como hemos visto en el ejemplo anterior, la invitación a actuar (“call to action” o CTA, en inglés) tiene que estar bien visible. Y la mejor forma de lograrlo es usando el contraste de colores. Además, la CTA tiene que incluir un mensaje claro, como en nuestro ejemplo de “Empezar prueba gratuita”. También es muy importante que el cliente vea que la promesa se cumple tras hacer clic. En nuestro caso, el cliente espera poder probar nuestro software gratuitamente. Imagínate que, al hacer clic en el enlace, descubre que al final sí que tiene que pagar algo. ¡Un desastre! El cliente se enfadará y, en el peor de los casos, podría cancelar su suscripción a la newsletter.

Diseño e imágenes

Una newsletter lo fía todo a su diseño. Antes de crear una, deberías hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿La newsletter va en sintonía con el diseño corporativo de mi empresa?
  • ¿Es fácil de leer?
    • tamaño de la letra
    • espacio en blanco suficiente (sin aglomeraciones)
    • imágenes
  • ¿Se ve bien el diseño en todos los dispositivos?

¿Tienes una respuesta afirmativa para todas las preguntas? ¡Genial! Entonces podemos continuar. En general, las imágenes llegan antes al cerebro y permanecen más tiempo en la memoria. Por tanto, es fundamental que tus newsletters incluyan fotos atractivas o gráficos llamativos. No obstante, a la hora de diseñar la newsletter tienes que asegurarte de que la proporción imágenes-texto no esté demasiado descompensada, de lo contrario el email podría ser clasificado como spam y acabar en la bandeja de correo no deseado, algo que hay que evitar a toda costa.

Siegfried Vögele, leyenda del marketing directo, elaboró una lista con consejos sobre este tema:

  1. Las imágenes con personas captan más la atención que las imágenes con objetos. Mejor grupos grandes que pequeños.
  2. Los niños causan mayor efecto que los adultos.
  3. Los retratos tienen un efecto más intenso que las fotografías más generales.
  4. Las imágenes con detalles son más eficaces que los retratos.
  5. Las imágenes grandes atraen más la atención que las imágenes pequeñas.
  6. Las imágenes a color impactan más que las imágenes en blanco y negro.
  7. Los colores cálidos son preferibles a los colores fríos.
  8. Una imagen con algún tipo de acción tiene más efecto que una imagen en calma.

¿Cuándo es recomendable enviar una newsletter?

Ahora ya sabemos cómo crear una newsletter y por qué merece la pena. Pero quizá ahora te faltan ideas para el contenido, ¿no? No es siempre fácil dar con los temas idóneos. Al fin y al cabo, lo que quieres es enviar a tus clientes información que les interese. ¿Y cuáles son esos temas? Aquí tienes algo de inspiración:

  • Promociones, descuentos
  • Días festivos, estaciones
  • Cumpleaños, aniversarios
  • Novedades, cambios
  • Contenido
  • Ideas regalo
  • Acontecimientos

Hay una encuesta de Statista que trata precisamente sobre este tema desde la perspectiva del cliente. Echa un vistazo a esto:

¿Por qué motivo se ha suscrito usted a la newsletter?

Para recibir información sobre productos nuevos o futuros 50 %

Para recibir información sobre descuentos y ofertas especiales 46 %

Porque compro con asiduidad el producto o productos de esta marca 38 %

Para estar al día sobre una determinada empresa 29 %

Para recibir información sobre mis intereses personales, aficiones, etc. 28 %

Para tener acceso a contenidos exclusivos 19 %

Para conseguir algún objeto gratuito a cambio de mi dirección de correo electrónico 18 %

Esta encuesta te puede servir para sacar algunas conclusiones que aplicar luego a tus clientes. En ella se ve claramente qué esperan los clientes cuando se suscriben a una newsletter y qué les interesa.

Antes de ponerte manos a la obra, lee estos 4 consejos

Ahora ya tienes todos los conocimientos necesarios y puedes empezar a enviar newsletters… Pero ¡espera! Déjanos darte un par de consejos para facilitarte aún más el trabajo:

  1. Planifica la newsletter con antelación. Un calendario de marketing te vendrá genial para mantener la perspectiva de qué enviar y cuándo.
  2. Haz una prueba con los emails antes de enviárselos a tus clientes para evitar errores embarazosos.
  3. Mantén una cierta regularidad, pero no abrumes a tus clientes con demasiados emails.
  4. ¡La información es poder! Tu base de datos de clientes es un tesoro y debes mantenerla actualizada con información útil. También puedes clasificar a tus clientes por grupos.

Utiliza una herramienta para newsletters

¿Listo/a para empezar? ¡Casi, casi! Para poder enviar newsletters profesionales, necesitas un software para newsletters profesional. Es importante que se pueda vincular con tu base de datos de cliente de forma que puedas acceder a las direcciones de correo electrónico, los grupos, etc., que hayas guardado o creado. ¡Muy práctico!

¿Te estás preguntando dónde puedes conseguir esa herramienta? Muy fácil: ¡con Shore! Además, podrás probarlo 15 días de forma gratuita. ¿A qué esperas?