Saltar al contenido

Errores habituales a la hora de conseguir clientes

Mujer con muchas bolsas como metáfora de los errores habituales para conseguir clientes.

Hemos identificado un puñado de errores en los que algunos negocios caen cuando buscan atraer clientes nuevos, de modo que en este artículo te traemos unas cuantas píldoras sobre cómo puedes evitar los errores más habituales para conseguir clientes.

Intentar vender a todo el mundo

Vamos a empezar con una obviedad que a veces queda orillada: Tus productos o servicios no le interesan a todo el mundo, ¡ni siquiera a todo un sector o segmento de población! Si funcionas como con una excavadora, a granel, estarás malgastando tiempo y esfuerzo y hasta puedes debilitar tu marca, ya que la imagen que transmites no es la adecuada. Aprende a definir tu público objetivo o target –en ese artículo te damos todas las claves para diferenciar entre público objetivo, cliente ideal y buyer persona– y afina muy bien tus acciones. Lo mismo te recomendamos con la publicidad en Google Ads y en redes sociales.

Además, plantéate y responde con cifras sólidas: ¿Qué tipo de clientes o servicios te interesan realmente? Olvídate de intuiciones y haz un análisis introspectivo para conocer realmente tu negocio:

  • Qué productos o servicios son más demandados
  • Qué productos o servicios son más rentables para ti
  • Qué horarios/días generas más actividad

El software de Shore te permite generar detallados y claros informes para estudiar y comprender tu negocio con perspectiva y en tiempo real. En tu mano lo dejamos…

No atender en qué fase del embudo de ventas está el potencial cliente

De poco vale que hayas identificado tu público objetivo o que tengas a tu cliente ideal al alcance de la mano. Si no tienes en cuenta en qué fase del ciclo de compra se encuentra el cliente, puedes estar tirando por la borda una oportunidad magnífica de conseguir un cliente nuevo. Trabaja tu papel en cada fase, aprende a identificar los pasos y saca tu mejor versión.

Muy brevemente, el ciclo de compra (también conocido como embudo de ventas o funnel de conversión) establece cuatro fases:

  • Atención: El potencial cliente identifica que tiene una necesidad. Aquí tienes que establecer un primer contacto.
  • Investigación: El potencial cliente busca información sobre las distintas opciones para su necesidad. Aquí debes impactar y presentar tus credenciales/ventajas al cliente.
  • Decisión: El potencial cliente se decide por una de las alternativas… Ahora tienes que terminar de convencer al cliente.
  • Acción: El potencial cliente pierde su adjetivo “potencial” y se convierte en cliente “con todas las de la ley”. Aquí cierras la venta: la atención al cliente y experiencia de compra han de resultar satisfactorios para no solo conseguir un cliente puntual, sino un cliente recurrente.

¿Con la verdad por delante?

Puede parecerte un consejo naif, pero además de que tus padres se sentirían orgullosos de ti, la integridad es un activo muy valioso a largo plazo que los clientes saben identificar de manera instintiva.

  • Transmite en todas tus comunicaciones –por teléfono, en redes sociales, en tus correos electrónicos, etc.– siempre información veraz. La hemeroteca digital no perdona.
  • No digas a todo que sí por conseguir una venta. Céntrate en tus especialidades y trabaja sobre ellas.
  • No hagas falsas promesas. Al final, tu imagen de marca y la satisfacción de tus clientes te lo agradecerán.

Podría interesarte:

Mujeres hablando sobre errores habituales para conseguir clientes.

Acumular una base de datos de clientes poco operativa

Comprar o generar listados interminables de datos de clientes –actuales o potenciales– sin un enfoque en la calidad que lo respalde es como pegar tiros al aire: no sirve de nada. Para que una base de datos de clientes sea significativa es necesario que te permita generar y filtrar los datos en función de las variables que te interese estudiar en cada momento: productos con más éxito, facturación por clientes, días con mayor/menor impacto en la facturación, etc. Estudia tu base de datos y vete moldeándola para que puedas extraer conclusiones (en vez de dolores de cabeza). Shore te permite gestionar todos los datos que genera tu negocio (reservas, agenda, facturación, punto de venta, fichas de cliente…) y trabajar con ello de manera sincronizada y extraer conclusiones significativas. ¡Una auténtica mina por explotar!

Seguimiento de (potenciales) clientes

Tanto si has conseguido un cliente nuevo, como si te has quedado en alguna de las fases previas a cerrar la venta, resulta muy recomendable que realices un seguimiento estructurado de tu clientela. ¿Cómo? A través de una base de datos de cliente potente y actualizada.

Por otro lado, las herramientas de marketing actuales como el envío de newsletters, promociones y comunicaciones a través del correo electrónico te permiten reforzar la fidelidad de tus clientes esporádicos y convertirlos en habituales, así como intensificar la vinculación con los habituales. Igualmente, no te olvides de compartir siempre cuáles son tus redes sociales, para facilitar que tus comunicaciones lleguen a la máxima audiencia posible.

Experto en tu área

Como te hemos contado en este blog, la comunicación verbal y no verbal puede marcar la diferencia y que un potencial cliente acabe decantándose o descartando tu negocio. Transmite seguridad y confianza y demuestra que conoces de forma profesional tu negocio y tu sector. Para ello necesitas mantenerte al tanto de cómo funciona la competencia (tarifas, servicios, etc.) y las novedades en tu sector (estéticas, técnicas, productos, modas, estrategias…).

Un consejo: busca en Internet y redes sociales cuáles son las preguntas y preocupaciones más habituales de los clientes de tu sector y prepárate a conciencia las respuestas. De hecho, puede servirte como material para una entrada de tu blog, una sección de tu web, como contenido para varias publicaciones en redes sociales y, por supuesto, como una de las comunicaciones que envías con tu newsletter.

CONCLUSIÓN

Nuestro consejo es que todos estos procesos los realices desde un mismo programa para ahorrar tiempo y evitar errores, que toda la información esté sincronizada y cruzada para sacar el máximo valor y al que puedas acceder siempre que quieras y desde cualquier dispositivo (ordenador, tableta, teléfono móvil) porque el siglo XXI es digital. Shore te permite hacer todo lo que te hemos contado en este artículo y mucho más, ¿te unes?

RECOMENDACIONES DEL REDACTOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.