m Home 9 Belleza 9 Consejos para ahorrar luz en tu peluquería

Consejos para ahorrar luz en tu peluquería

por | 21. junio 2022

Agua caliente, iluminación, aparatos electrónicos, calefacción y aire acondicionado… El consumo eléctrico en una peluquería no es precisamente modesto y estos gastos pueden convertirse en una pesadilla, más ahora que los precios de la energía se han disparado. Da un paso al frente con tu salón y pon la lupa: ¿dónde se produce el mayor consumo de energía y cómo puedo ahorrar en la factura de la luz?

Reducir la factura de la luz: factores

Uno de los factores que se debe tener en cuenta es el tamaño de tu negocio. En España, una peluquería de unos 50 metros cuadrados puede esperar una factura de luz de aproximadamente unos 200 o 250 euros. Aquellos locales que superen los 100 metros cuadrados bien pueden situarse en los 350 euros. Por otro lado, el número de trabajadores repercute en el consumo eléctrico; no es lo mismo ser tres personas en el local que siete.

¿Dónde se produce el mayor consumo? Depende de la zona geográfica, pero en las zonas más frías suele ser la calefacción durante los meses de invierno, mientras que el aire acondicionado puede ser el principal gasto en las zonas más cálidas, desde los meses de primavera hasta el otoño.

Los gastos de iluminación y aparatos electrónicos (secadores, máquinas, lavadoras, etc.) también implican un consumo elevado. Dado que es casi imposible reducir su uso sin que afecte negativamente al servicio, resulta muy recomendable que apuestes por luces y aparatos eficientes aunque su coste de adquisición sea más elevado, puesto que a medio y largo plazo (y eso puede ser algo tan cercano como un año) sale mucho más rentable.

Revisa bien el local

No existe una única fórmula que sea aplicable a todas las peluquerías o salones de belleza. Sin embargo, hay algunos elementos a los que merece la pena prestar atención antes de decantarte por un local. Principalmente son tres: iluminación natural del local, el aislamiento térmico y el agua caliente.

Empecemos por el agua caliente. Puede parecer una idea peregrina, pero asegurarte de que tu local tiene una instalación adecuada –que cumple con la legislación y los requisitos técnicos, con un correcto mantenimiento y un uso continuado en el tiempo– puede ahorrarte una desagradable sorpresa. Lo ideal sería que solicites algún tipo de certificado que demuestre que se encuentra en perfecto estado el sistema de agua y calefacción (la última revisión técnica o facturas anteriores, por ejemplo). Si no, al menos puedes preguntar directamente al anterior inquilino, a otros negocios con los que compartas edificio o servicios, así como buscar referencias en Internet.

Respecto al aislamiento térmico, resulta muy conveniente conocer el estado de salud de tu local. El aislamiento tiene un impacto directo no solo en la factura del aire acondicionado y la calefacción, sino también en otros apartados como los problemas de humedades y el confort térmico. Existen multitud de empresas que pueden realizar estudios de este tipo.

La iluminación natural es otro elemento a tener en cuenta. El gasto en iluminación es uno de los más importantes en cualquier salón dado el elevado número de horas que está encendida la luz de manera continuada y al gran número de focos, bombillas y demás aparatos que se hacen necesarios para un correcto servicio.

Medidas concretas de ahorro de energía

Iluminación

Aquí se pueden intentar muchas cosas, pero siempre bajo el prisma de que tu peluquería tiene que contar con una iluminación perfecta. Además de aprovechar al máximo la luz natural, hay otro as en la manga: las bombillas LED o de bajo consumo. De buenas a primeras parece un desembolso inasumible cambiar todas las luces, pero merece la pena.

Según la distribución de tu local, los sensores de movimiento para el encendido de luces también puede ser una alternativa, tanto si se encargan de encender o apagar automáticamente las luces como si avisan con un sonido de la llegada o salida de una persona.

Sistemas de calefacción y aire acondicionado

Se entiende por confort térmico el rango de temperatura en que una persona no siente ni frío ni calor respecto al ambiente en el que se encuentra. Es decir, que tu salón no sea ni una nevera ni un horno. Para ello necesitarás un termostato moderno y eficiente que te ayude a controlar y regular la temperatura.

Igualmente, el ya mencionado aislamiento térmico juega un papel fundamental, por lo que asegúrate de que sean adecuadas las ventanas y puertas. La opción de una doble puerta o sistema de cortinas puede ayudarte también a mantener una temperatura constante dentro de tu local.

Por último, no te olvides de realizar un correcto mantenimiento técnico de los aparatos con carácter regular, tantas veces como indique el fabricante (suele ser una o dos veces al año) o en cuanto notes cualquier tipo de ineficiencia, como por ejemplo que se recaliente, gotee o haga más ruido del habitual.

Ahorro de luz en peluquería a través del aire acondicionado.

Temperatura ideal en tu empresa

La normativa española establece que, en lugares cerrados de trabajo ligero –caso de peluquerías y centros de estética y belleza– la temperatura debe oscilar entre 14 y 25 grados centígrados (ºC).

Concretamente, el  Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo recomienda que en verano la temperatura se sitúe entre 23ºC y 26ºC y en invierno entre 20ºC y 24ºC. Asimismo, la humedad relativa debe estar comprendida entre el 30 y el 70 por ciento.

Por otro lado, el Instituto para la Diversificación y el Ahorro (IDAE) indica que cada grado de temperatura que se disminuye de aire acondicionado supone un incremento entorno al 8 % de consumo de energía.

Aparatos electrónicos

Como hemos mencionado antes, te recomendamos que adquieras aparatos y maquinaria eficiente aunque su precio sea algo más elevado; a medio y largo plazo lo habrás amortizado. Desde marzo de 2021 están en vigor unas nuevas etiquetas medioambientales que eliminan las A+++, A++, A+, etc. y simplifican la escala a siete categorías, de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). Para que te hagas una idea:

  • A: Máxima eficiencia energética
  • B: Ahorro del 25-40 %
  • C: Ahorro del 10-25 %
  • D: Consumo normal
  • E: Gasto adicional del 0-10 %
  • F: Gasto adicional del 10-25 %
  • G: Gasto adicional de más del 25 %

Por supuesto, no nos olvidamos del modo stand by  de los electrodomésticos. Cuando sea posible, desconéctalos totalmente de la corriente: el ahorro de electricidad que conseguirás será de cerca del 10 por ciento.

Extra: Ahorro de agua

Como bien sabes, el gasto de agua caliente es otro de los platos fuertes en cualquier salón. Afortunadamente, dispones de una medida sencilla de implementar y de muy bajo coste: los difusores, atomizadores o aireadores de agua. Por si no los conoces, se trata de una pequeña pieza que se acopla a los grifos, mangueras, duchas de mano, etc. y que nos ayuda a ahorrar al reducir el caudal de agua que sale sin perder sensación de confort. Dependiendo del aparato que utilices, se puede llegar a ahorrar hasta un 50 por ciento de agua, ¡poca broma!

Al hablar de consumo de agua es inevitable abordar el uso de lavadoras, secadoras y lavavajillas. Puede parecer obvio, pero no los utilices hasta que no estén bastante llenos y preferiblemente en programas de bajo consumo. Para la cisterna del baño te recomendamos que utilices los sistemas de doble descarga, para gastar la mitad de agua cuando sea posible. Si los inodoros son antiguos, puedes introducir contrapesos o una botella de agua dentro de la cisterna.

Ahorra a lo grande con Shore

Ahora que ya eres un pequeño experto en ahorrar luz y agua, ¿quieres también ahorrar tiempo? Descubre todo lo que nuestro software específico para peluquerías puede hacer por tu salón: agenda online, gestión de reservas, contabilidad, TPV, envío de newsletters y recordatorios automáticos… Impulsa tus reservas online, reduce el papeleo y da el salto digital. Lleva tu negocio siempre contigo y gestiónalo de forma completamente digital. ¡Compruébalo tú mismo!

RECOMENDACIONES DEL REDACTOR