Cómo montar una peluquería: las claves del plan de negocio

Tres mujeres posan en una peluquería.

Ni gritaste ‘eureka’ para salir de una bañera griega ni pretendes ganar unas elecciones en EE.UU. al calor de ‘Yes, we can’, pero te has propuesto abrir una peluquería y, lógicamente, tienes un buen puñado de preguntas y cuestiones antes de dar el paso. En este artículo vamos a desgranar qué necesitarás en tu travesía para montar una peluquería. ¡Deja las tijeras un momento y ten a mano algo para apuntar!  

No hay nada como esa energía que te impulsa por dentro, como esa bombilla de ilusión que te llama a abrir tu propio negocio; esas ganas de hacer las cosas bien, a tu manera y con tu sello personal. ¡Indiscutible! Ahora toca convertir ese raudal de motivación positiva en un plan de negocio sólido. Las improvisaciones y ocurrencias se las dejamos a los expertos cómicos y monologuistas, se trata de abrir una peluquería y buscamos la misma precisión que te exiges tú mismo cuando atiendes a un cliente.

PLAN DE NEGOCIO PARA PELUQUERÍAS

Todo negocio que tenga esperanzas de prosperar necesita de un primer paso: elaborar un plan de negocio. Aunque en tu cabeza hayas hecho números, manejes los papeleos e incluso tengas experiencia en el sector, hace falta poner en negro sobre blanco una serie de conceptos clave. ¿Qué incluye un plan de negocio? Pues en este documento debes describir tu actividad, tu modelo de negocio, analizar el mercado, repasar tus capacidades, planificar y detallar estrategias, acciones y medios, así como definir tu estructura empresarial. En este plan maestro tienes que estudiar y detallar los siguientes apartados:

Licencias y trámites

Como ya sabes, para poder iniciar la actividad de cualquier negocio es necesario cumplir con una serie de licencias y trámites administrativos. En este artículo no lo podemos detallar ya que dependiendo desde dónde nos leas pueden variar. Asesórate a conciencia y déjate asesorar, especialmente a través de las instituciones locales o regionales. Además, desde hace años existen diversos programas de ayudas y subvenciones para emprendedores, así como apoyo técnico para los primeros pasos. Te recomendamos que estudies todos los programas para crear empresas locales, contratar personal o encontrar un local adecuado a tus necesidades. Por otro lado, quizá te interese inscribirte en cursos de formación específicos para montar pequeños negocios.

Otra opción que debes contemplar es acudir a una asesoría o gestoría que te ayude a poner en marcha tu negocio. Es una herramienta que debes valorar aunque ello implique un gasto económico. Si te decantas por este tipo de consultoría, es recomendable que esté familiarizada con los programas de ayudas para empresas, que trabaje en la misma zona o región de tu negocio, así como que tenga experiencia en tu sector.

Personal y trabajadores

En el caso de que tu peluquería requiera algo más que tus dos manos es preciso hacer un ejercicio intenso de análisis y honestidad para determinar cuánto y qué tipo de personal te conviene. Si solo necesitas que te echen una mano para las tareas menos especializadas quizá baste con uno o dos auxiliares de peluquería. Por el contrario, si tienes pensado delegar ciertas tareas o tener un volumen elevado de clientes, te harán falta uno o dos peluqueros o peluqueras. Un truco para calcular cuántas personas y qué tipo de trabajadores necesitas: imagina lo que podría ser un día de trabajo normal; piensa en cuántos clientes entrarían, cuántos coincidirían y qué servicios demandarían. Asigna a cada trabajador funciones específicas para atender a cada cliente (lavado, corte, tinte, etc.), funciones generales en el local (limpieza de mobiliario, atender el teléfono, cuadrar citas y reservas) y cuádralo con los horarios de apertura de tu peluquería. Intenta no pecar de optimismo y no sobrecarges de funciones a nadie. Adicionalmente, no te olvides que hay una serie de obligaciones fiscales y administrativas que todo negocio debe cumplir; asígnales un tiempo de tu jornada laboral o delégalo en una gestoría externa. Sea cual sea tu modelo, plásmalo en tu plan y contabiliza horas, costes y quién se encarga de cada cuestión. Si no lo haces, es probable que unos por otros, la casa se quede sin barrer… o que acabes asumiendo horas extra.

Una mujer es atendida en una peluquería por dos especialistas.
Forma jurídica

Una de las grandes decisiones que debes tomar es la figura jurídica bajo la que te interesa operar en función de tu actividad profesional concreta, ya que puedes fundar una peluquería propia, trabajar como una franquicia o funcionar como trabajador autónomo. Cada forma jurídica tiene sus pros y sus contras, como todo. Para que tu decisión resulte lo más beneficiosa posible para tu negocio es fundamental que tengas una visión realista y fiel de tus capacidades organizativas y económicas, tus previsiones de negocio y la estructura y modelo de tu negocio.

Inversión inicial

Números, números y más números. Ya seas de letras, de ciencias o mediopensionista. No se trata (solo) de dinero, sino de cuantificar y decidirte por aquello que se ajuste más a tus necesidades. Tienes que ponerle cifras –cantidad, precio– a todo lo que vas a precisar y hacer cálculos honestos. Para que tu peluquería eche a andar necesitas:

  • Un local. Como es obvio, no es necesario adquirirlo en propiedad. De modo que si decides alquilar, ten en cuenta que es muy posible que tengas que invertir unos buenos euros en reformarlo. Antes de elegir un local que piensas reformar pide presupuestos para saber cuánto costaría. ¿Cuál es el tamaño ideal de una peluquería? Depende de muchas cosas, pero en principio no es necesario un local muy grande. Eso sí, ten en cuenta que no puede faltar una zona de recepción, la sala en sí de peluquería, unos aseos y una zona de inventario o almacenamiento; quizá también unos vestuarios o cambiadores, según los servicios que ofrezcas.
  • El mobiliario. Cómodo para cliente y peluquero, siempre bajo la premisa de que debe ser funcional y de fácil limpieza y mantenimiento. En este apartado tienes la oportunidad de darle carácter a tu peluquería y transmitir tu estilo. No dudes en mostrarlo (junto con tu local) en tu web y redes sociales. También dale unas vueltas a la decoración y estética que quieres para tu peluquería. Inclúyelo en tu plan de negocio.
  • Las herramientas y materiales. Todo aquello que sabes que vas a necesitar en tu día a día. T-o-d-o. Hablamos de champús, lociones, peines, batas, toallas, tijeras, etc. Haz una lista exhaustiva y no te olvides de nada. Quizá te estés resistiendo mentalmente, “¡Pero si ya sé lo que necesito!”. Vale, seguro que lo sabes. Pero ponlo por escrito, decide la cantidad de cada material/herramienta y calcula su precio. Esto te servirá además para poder dimensionar tu zona de almacén y el mobiliario de toda la peluquería.
  • Informática. Ordenador(es), impresora, teléfono(s), página web, software específico para peluquerías, datafono para pagos con tarjeta. Tal vez uno de los apartados más infravalorados antes de comenzar a trabajar, pero marca la diferencia si aprovechas todas sus potencialidades. El local físico, la web y redes sociales, las llamadas por teléfono o emails de los clientes, las reservas… todo ello está interconectado. Así que opta por sistemas que te permitan acceder a toda la información allá donde estés (en casa, en la gestoría, en el almacén, de viaje) y desde cualquier dispositivo (ordenador, teléfono móvil, tableta) para incrementar tu productividad, ahorrar tiempo y minimizar los problemas de gestión y organización interna. Shore es precisamente un especialista en todo ello.

Todo lo que Shore puede hacer por tu peluquería

Tenemos una muy buena noticia para tu peluquería. Da igual que todavía estés planificando cómo montarla o si ya la tienes en funcionamiento. Shore te ofrece una solución digital, integral y sencilla para que puedas concentrarte en la peluquería y dejes que nuestro software te haga más sencilla la vida:

Reservas online

Olvídate de atender constantemente el teléfono. Implementa un intuitivo y sencillo sistema de reservas online para que tus propios clientes elijan cuándo pueden acudir a tu local. Así podrás ahorrar tiempo y podrás centrarte en tu trabajo. Imagina trabajar sin que el teléfono suene constantemente… pero la agenda llena de citas. Además, con Shore podrás habilitar un botón para que tus clientes hagan sus reservas directamente en Google (y Google Maps) y a través de Facebook e Instagram. Más fácil, imposible.

Agenda online

Las citas de tus clientes, tanto las que realicen ellos como las que inscribas tú, se registran y actualizan automáticamente en tu agenda online. De un solo vistazo puedes comprobar la agenda del día o de la semana, allá donde estés y desde cualquier dispositivo. Y por si fuera poco, nuestra agenda online se sincroniza con los turnos de tus trabajadores para tu mayor comodidad. ¡Todo en uno!

Gestión de clientes

Crea una ficha para cada cliente –a la que puedes acceder desde el ordenador, tableta o móvil– y apunta toda la información que consideres. Gustos, servicios más demandados, opinión, cómo conoció tu peluquería. ¡Todo lo que sea relevante para tu gestión de clientes! Así podrás conocer mejor a tus clientes y ofrecerles los servicios que demandan.

Recordatorios de citas automáticos

Nuestro software se encarga de enviar por SMS o correo electrónico un recordatorio automático de su cita a cada cliente. De este modo reducirás las citas fallidas y podrás gestionar mejor tu día a día sin tener que dedicar tiempo a ello.

Publica anuncios en Google

Conoces mejor que nadie a tu clientela, pero sabes que a veces no les puedes llegar en el océano de Internet. Aprovecha nuestro software y publica anuncios personalizadas en Google Ads para la audiencia que tú especifiques. Nada de pintar con brocha gorda, en Shore nos gustan las cosas bien hechas.

Prueba nuestro software para peluquerías sin coste alguno durante 15 días y compruébalo tú mismo.